Resultados Concurso Cena Aniversario 130 años Escuela de Ingeniería

A continuación, podrán ver a los ganadores y sus anécdotas:

  • Christian Puente, Secretaria Administrativa del Departamento de Ingeniería de Minería.

“Mi anécdota dentro de la escuela de ingeniería, fue dentro del Departamento de Ingeniería de Minería. El contexto de mi anécdota está en la diferencia de las palabras y su significado a nivel cultural.
Un profesor del Departamento, se encontraba con invitados en una reunión importante y requería un material, me solicita una zapatilla, para lo cual no entendía qué significaba. Entiendo que el calzado deportivo en Chile se le denomina zapatilla, pues fueron unos segundos difíciles de entender la solicitud, hasta que me menciono un sinónimo: un alargador, y comprendí que requería una extensión eléctrica”.

  • Carolina Contreras Rivera, Asistente de Coordinación del Magíster en Administración de la Construcción.

“Hace muchos años cuando ingresé a trabajar en el Magíster en Administración de la Construcción no sabía que el profesor Darío Rodriguez realizaba clases ahí (Hago un alto en la historia para comentar que soy de profesión Relacionadora Pública y había utilizado muchos de los libros del profesor durante mi época universitaria y uno de sus libros fue parte de la bibliografía de mi tesis, pues claro, el profesor es brillante!) La sorpresa fue cuando lo vi llegar y no pude evitar mi momento fan y lo abrace, le comenté que era un honor conocerlo pues lo encontraba tremendamente inteligente y que había utilizado uno de sus libros en mi tesis, a lo que él responde: Un honor para mi estar en su tesis”

  • Juan de Dios Ortúzar, Académico del Departamento de Ingeniería de Transporte y Logística.

“Hay una historia que nos pasó en primero o segundo año, que aún me causa gracia (esto fue en 1967 o 68): Estábamos en clase de Geometría Analítica con un profesor muy serio, don Gianfranco Innocenti, en una de las salas grandes B (éramos más de 100 asistentes); la pizarra de la sala medía como 20 m de largo y él la tenía llena con una matriz en que se suponía se le iban a cancelar todos los números … pero cuando empieza a hacerlo, se da cuenta quer no le va a resultar y empieza a revisar, haciendo un ruidito gutural “ohhhhhh” al pasar por cada fila de la matriz … al tercer “ohhhhhh”, el curso comienza a conversar y a los dos minutos era una algarabía. El ruido saca a Innocenti de su concentración y se da vuelta muy enojado y nos dice que él se sacrifica por nosotros, preparando la clase y que nosotros no le respetamos, etc., etc., feroz retada, que culmima con la frase …” voy a borrar todo para comenzar de nuevo, pero cuando me de vuelta quiero que solo permanezcan en la sala los estudiantes realmente interesados” Empieza a borrar los 40 m2 de pizarra en medio de un silencio sepulcral, y cuando le quedan no más de 3 o 4 números por borrar, el Chico Langlois, uno de los alumnos, grita …”todavía no!!!” La carcajada general hizo que a hasta Innocenti le diera risa”.

¡Felicitaciones y Muchas gracias por participar!